Páginas

Busca

Gadjets para blogger

pintura del día

martes, 10 de septiembre de 2013

ADEL


Camino por la Gran Vía, a toda prisa, una de las calles que más me gustan. Aspiro, mientras me choco con unos y con otros, el olor del alboroto variopinto de gentes de todos los tipos y estilos.
Gentes de aquí y de allí, que disfrutan de Madrid. Saborean las calles cubiertas de asfalto caliente, duro y ruidoso.
Sobre todo de las tiendas que hay desde una punta de la red de San Luis hasta Callao, donde puedes hacer uso del consumo hasta hartarte.

Mientras ando deprisa esquivando al personal, pienso en el vestido que me voy a comprar, ese que vi el otro día en Zara, tienda que me vuelve loca, necesito que ese vestido sea mío.
Llevo haciendo dieta desde que lo vi y me está costando Dios y ayuda. Lo que más me gusta en el mundo es el chocolate y llevo sin probar mi manjar favorito un mes, entre otras muchas cosas. Las ensaladas y el pollo a la plancha forman parte de mi vida ahora mismo. Si que es verdad que el sacrificio esta dando sus frutos, por lo menos he perdido tres kilos. Espero que el vestido me entre en este cuerpo escultural que se me está quedando.
Estoy en Zara entro como una posesa y busco mi vestido. Entallado de seda salvaje, negro que seguro me hará más delgada, con los zapatos de salón me queda que ni pintado.
CONTINUARA...

domingo, 8 de septiembre de 2013

REFLEXION

Quizás lleve demasiado tiempo parada, demasiado tiempo sin ver ni oír.

O tal vez me haya quedado sola, busco dentro de mí, pero no me encuentro y quiero salir de donde quiera que esté.

Trato de imaginarme en otro mundo, pero como no conozco ninguno, solo puedo tratar de crearlo expresamente para mí.

Al final me reconozco, reflejada en el espejo de mi habitación, las cicatrices interiores no se ven y me quedo mucho más tranquila no quisiera ir por ahí expuesta a todos.

Me doy cuenta al cabo de unas horas que no estoy sola, salgo al salón y le veo dormido como un bebé, tumbado, con la baba colgando y con la mano en el paquete, me relajo respiro hondo y me pongo a su lado, este es mi mundo y aquí quiero quedarme.

Cierro los ojos y a los pocos minutos estoy babeando igual que lo hace él.


viernes, 6 de septiembre de 2013

ME LLAMO RAFAEL

Me siento en este banco todos los días, para desconectar un poco de todo, es tranquilo y los pájaros cantan melódicamente, quizás, agradeciendo el sol.
Me como un sandwich del super y un coca. Ahora me vienen a la mente mis tiempos mozos, aquellos en los que salí de la universidad, creyéndome alguien y alguien conseguí ser. 

Desde que tengo uso de razón he sido un hacha para los negocios. A base de engaños y pisotones, logré hacer una gran fortuna.
Me case con una buena mujer que me dio dos hijos increíbles. Nos compramos una enorme casa con jardín y piscina para disfrutarla todos.
 Seguía engañando y estafando solo por dinero, era lo único que a mí me importaba hacer dinero lo demás era secundario.
 
Desatendía a mi familia, por completo desaparecía en los cumpleaños, fiestas, navidad... todo por trabajo, me obsesionaba hacer dinero.
Un día desaparecieron de mi vida, me quedé solo. Todo empezó a irme mal, la gente me abandonó como mi familia, lo perdí, hasta mi dignidad.

Aquí estoy ahora mismo, sentado en este banco, comiéndome un sandwich que he robado en el supermercado, bebiendo de una botella que he encontrado en la basura, estaba medio llena. Como alguien puede tirar una botella sin terminar, la gente se muere de hambre y de sed, como yo. Ahora me doy cuenta del mal que hice. 
En esta vida todo se paga.
 Duermo en la calle donde puedo y me dejan, me tapo con cartones que cojo de las obras, mi casa es ésta, sin jardín ni piscina, sin gente que me quiera y a la que yo querer.

Lloro por las noches envuelto en mi manta mugrienta, por haber sido un necio y por ser lo que ahora soy a los ojos de todos, lo que seré hasta que me muera por el frío, por pena o por una paliza que me de algún desalmado, seré un "don nadie", cretino y arrogante.