Páginas

Busca

Gadjets para blogger

pintura del día

jueves, 5 de abril de 2012

SARA: MUJERES DE MADRID

Sara termina de colocar su último libro. Rebeca en el despacho escribe concentrada.
Es una gran escritora, con mucho talento, Sara siente admiración por ella.


Un chico entra en la librería sus andares seguros le llaman la atención. Con los ojos clavados en Sara el joven se acerca.
- Buenos días. - Dice con amabilidad.
- Buenos días. Te puedo ayudar?? - Pregunta Sara.
- Sí. Busco a mi madre.
El joven mira a su alrededor, Sara se sorprende.
- A tu madre?? - Pregunta sin dar crédito.
- Rebeca, es mi madre.


Sara boquiabierta, se le sale el corazón del pecho al oír tal cosa. Rebeca nunca le habló de algo así.
En ese momento sale del despacho, se queda blanca como la leche, pero en ningún caso disgustada.
 Sara por dentro echa chispas. Porque no me hablaría de ello, algo tan importante como esto no se puede olvidar, no confía en mi. Sara se enfada por momentos.
Se queda mirando la escena cuando el abrazo entre los dos se produce y Sara se enoja aún más.


- Sara, este es mi hijo. - Dice despacio y con cuidado.
- Ah. Que bien. Cuándo pensabas contármelo??
- Lo siento madre. pensé...
- No te preocupes, hijo. Ha sido culpa mía.
- Y tanto, creí que la confianza y la sinceridad era lo más importante.
- Y lo es, pero él también es importante.
- Lo entiendo, no creas que no, tenemos que hablar de esto, te quiero y algo así no empañará lo que siento. Espero.


Rebeca sonríe a Sara, la quiere por todo lo que es y por lo que la da día a día, aún más en las situaciones más duras o difíciles de entender. Por todo ello la quiere.
- Cuando has salido?? Hijo. Porqué no me has llamado?? Hubiera ido a buscarte.
- Calma. No quise trastornar tus planes diarios se que tienes mucho trabajo. En cuanto salí, he venido a verte.
- Cuanto me alegro de que estés aquí. Cuando tienes que volver??
- El lunes. Tenemos todo el fin de semana para nosotros.


Sara está flipando, la conversación da que pensar y tiene tanta curiosidad por saber de donde ha salido que no puede aguantar más.
- Rebeca, me acompañas, por favor.


Las dos se meten en el despacho, Sara cierra la puerta y Rebeca empieza a contarle lo que tanto ansía saber Sara.

No hay comentarios: