Páginas

Busca

Gadjets para blogger

pintura del día

domingo, 27 de febrero de 2011

SARA: MUJERES DE MADRID



Sara se revuelve en la cama, al lado Sergio.
duerme como un tronco
Le falta la respiración y se incorpora, le tiemblan las manos,  parece un ataque de ansiedad. 
Hacía tanto tiempo que no tenía uno...


Sergio se despierta la mira asustado, Sara se debate entre el dolor de respirar y no poder.


- Sara. Tranquila, respira, respira, así. 
Sergio sabe como controlar la situación. Lo ha hecho tantas veces...
- Ya, Ya respiro. Pero duele. -Dice Sara haciendo verdadero esfuerzo.


Sergio va al cajón a por sus pastillas. Coge agua y se las acerca a ella. Se las toma y Sara empieza a respirar con normalidad, pero los sudores fríos no han desaparecido.
En ese momento de recuperación, suena el teléfono.


-Déjalo no lo cojas. -Dice Sergio preocupado.
-Puede ser importante, mira que hora es.


Sara coge el teléfono como puede, su voz suena débil.


-Hola papá. Qué ocurre?? Estás bien??
-Hola hija. Sólo quería que supieras que te quiero.
-Lo se, yo también. - Sara estaba sorprendida por la llamada y asustada al mismo tiempo.
- Ya!. Estoy cansado. Tu madre ha salido un momento y me he quedado solo. Tengo miedo.
- Porqué papá?? Qué pasa por favor dime!!
- Hija, ya está, no puedo más y lo he hecho.
- Qué has hecho!! - Sara casi gritaba.
- Tengo sueño. Cuando tu madre regrese, todo habrá cambiado. Ya no estaré. Y ella se culpará toda su maldita vida.
- Papá por Dios!! Qué has hecho??
- Adiós hija. Os he querido tanto a las dos. Pero tu madre...
Sara perdió la comunicación.
Lloraba a moco tendido explicando a Sergio lo que su padre le había dicho mientras llamaba al 112.


Tenía que irse tardaría en llegar lo menos cuatro horas sino más.
Desesperada pensando en la distancia Sara no daba "pie con bola".


Y ahí estaba Sergio, como siempre.
-Yo te llevo. No voy a dejar que vayas sola. Me visto y salimos llamaré al trabajo por el camino. Tranquila.
Sara se puso lo primero que pilló. Mientras pensaba, en Sergio, su compañero, ella le quiere pero no como él se merece, se siente culpable por todas las veces que piensa en dejarle, seguir con su cambio de vida, pero no se atreve, siempre está ahí queriéndola como nadie la querrá jamás. Luego piensa en su padre, si él falta su madre se morirá, es lo único que la queda. Pero quizás, por muy cruel que suene, se lo merezca.


Su padre está al borde del abismo, explotando por dentro toda la rabia acumulada. Pero no así, pensó Sara. Hay otras opciones. No?? Es posible, que para su padre fuera la más fácil y la más complicada, a la vez de dolorosa y cobarde.
Sólo quería castigar a su madre por todos esos años horribles que le había hecho pasar.

No hay comentarios: